Madre con hijos haciendo los deberes

Capítulo 4: Los deberes

Oficina de OEI Uruguay . 16/10/2020
Tamaño del texto + -

La Oficina de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) en Uruguay promueve la campaña “Crianza con enfoque de Derechos y Prevención de la violencia hacia niños, niñas y adolescentes en el hogar”. Esta iniciativa incluye un documento orientado a familias y educadores, y cinco audiovisuales que exponen situaciones cotidianas de microviolencia en el interior del hogar.

No todos los niños y niñas manejan los mismos tiempos al momento de hacer los deberes. Acompañarlos y alentarlos con paciencia hace la diferencia.

 

El documento “Crianza con enfoque de derechos. Prevención de violencia hacia niños, niñas y adolescentes” elaborado por la magíster Andrea Tuana (El Paso) y los cinco audiovisuales, dirigidos y producidos por el equipo de Jabalina Films, se enmarcan en el proyecto “Entornos Educativos promotores de Derechos” de la Oficina OEI en Uruguay.

Los audiovisuales fueron creados bajo el lema: “Los derechos humanos empiezan en casa con nuestros niños, niñas y adolescentes. Respetalos y Protegelos”.

Estos trabajos constituyen también un aporte a la campaña liderada por el Instituto Iberoamericano de Primera Infancia (IIPI) de la OEI, con sede en Santiago de Chile, denominada “Date un tiempo para el buen trato con la niñez”.

De acuerdo a Andrea Tuana, se trata de iniciativas cuyo objetivo es promover el buen trato a la niñez, y prevenir la violencia para generar entornos y ambientes propicios para el desenvolvimiento de los niños, niñas y adolescentes.

Tuana elogió la apertura de la campaña “Date un tiempo para el buen trato con la niñez” del pasado 10 de setiembre, que tuvo como ponente central a la especialista colombiana Lizeth Orozco.

En este sentido, valoró que Orozco brindó “pautas y herramientas muy concretas para las familias y adultos que se relacionan con niños. Por ejemplo, acerca de cómo hacer para que nuestros hijos ordenen su cuarto, cómo lograr que nuestros hijos acepten determinadas normas, cómo acompañarles, qué cosas podemos decirles y cuáles no. Realmente se trata de un aporte sustantivo, porque a veces decimos cómo deben ser las cosas, pero no siempre ayudamos a las personas a encontrar los caminos para que estas se den de la manera que deseamos”.

Los derechos humanos empiezan en casa

La especialista invitó especialmente a mirar los cinco videos promovidos por la OEI, que “nos acercan una mirada a la vida cotidiana. Si bien todos ejemplifican situaciones de violencia, se trata de instancias que están muy naturalizadas, y que en general no se identifican como algo que pueda hacer daño. Sin embargo, en estas escenas veremos distintas actitudes que impactan en la vida de las niñas, niños y adolescentes”.

Tuana destaca que en uno de los videos se exhiben situaciones de violencia en la pareja que ocurren frente a los hijos, algo que genera“sufrimiento, miedo y terror” en los pequeños de la casa. “Es preciso saber que vivir y crecer en un hogar donde hay violencia del padre hacia la madre, es una experiencia absolutamente aterradora”.

Para Tuana, una crianza positiva implica el acompañamiento sano a los niños en su proceso de crecimiento. “Y hay algo muy importante que tiene que ver con las necesidades afectivas de los niños y niñas, cómo las expresan, qué nos están diciendo cuando se oponen a hacer algo que les pedimos, y cómo podemos desanudar esas situaciones de conflicto que se generan en la vida cotidiana, y ayudarles a salir de ese sentimiento de enojo e ira”.

Prevención de la violencia hacia niños, niñas y adolescentes

La especialista indicó que el documento “Crianza con enfoque de derechos. Prevención de violencia hacia niños, niñas y adolescentes”, tiene como objetivo reflexionar acerca de cuál es la mirada de la crianza enfocada en los derechos, qué es lo que necesita un niño para crecer y cómo acompañarlo en su proyecto de crecimiento, “generando una puesta de límites de contención, pero siempre respetando su lugar como sujeto, y teniéndolo en cuenta como protagonista”.

De acuerdo a Tuana, este trabajo habla de los niños, niñas y adolescentes como sujetos de derecho y profundiza en la violencia, “para que podamos comprender cuáles son esas situaciones, y hace mucho hincapié en mirar las violencias en la infancia y en la adolescencia como relaciones de poder. Asimismo, presenta un postura crítica sobre ese mundo adulto que muchas veces se impone, desconociendo el punto de vista de los niños y jóvenes, que no siempre entiende cuáles son sus necesidades y que no siempre comprende cuál es el lenguaje de los niños y de las niñas”.