Foto de los tres panelistas y de la moderadora

Estrategias de comunicación ante la pandemia de la desinformación

Oficina de OEI Uruguay . 11/09/2020
Tamaño del texto + -

Durante el primer foro virtual denominado “Estrategias de comunicación ante la pandemia de la desinformación”, del Laboratorio de Comunicación Científica y COVID-19, los expositores ahondaron en la importancia de generar canales de comunicación claros y sólidos, que permitan que la ciudadanía sea capaz de contar con información científica confiable.

La OEI acompaña la tercera edición del Laboratorio de Comunicación Científica que lidera el Centro de Formación de la Cooperación Española (CFCE) en Montevideo. El encuentro es apoyado además por UNESCO, Ministerio de Educación y Cultura (MEC) y por la Agencia Uruguaya de la Cooperación Internacional (AUCI). En esta oportunidad, las actividades se realizan en modalidad virtual y son de carácter regional, habiéndose registrado más de 600 personas interesadas de Iberoamérica, Francia y Estados Unidos.

El primer foro virtual denominado “Estrategias de comunicación ante la pandemia de la desinformación”, contó con la participación de Juan Manuel Carballeda, investigador y comunicador científico, de la Universidad Nacional de Quilmes y de El Gato y la Caja (Argentina); Vanesa Amarelle, investigadora, cocreadora e integrante del grupo Comicbacterias y del Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable - IIBCE de Uruguay; y Leo Lagos, divulgador científico y editor de la sección Ciencia de la diaria (Uruguay). La moderación estuvo a cargo de Sandra Rodríguez, directora de la Oficina de la OEI en Uruguay.

Juan Manuel Carballeda relató cómo resolvieron crear “Coronavirus breve podcast de la pandemia”, de 12 minutos de duración, que en la actualidad cuenta con 100 emisiones y más de 250.000 reproducciones. Esta herramienta fue creada para combatir la desinformación que surgió en torno a la pandemia en Argentina.

“La comunicación tenía dos pilares que nos preocupaban mucho: al principio a través del miedo, y luego por el surgimiento de noticias falsas que se viralizaban rápidamente”, explicó.

Carballeda destacó el impacto positivo y poder que tiene contar historias para transmitir nociones científicas.

Por su parte, Leo Lagos afirmó desde que se declaró el estado de emergencia sanitaria en Uruguay, se registraron muchas noticias de remedios falsos, “que la gente propagó con una necesidad real de brindar soluciones al prójimo”. También sostuvo que se evidenció una falta de calidad en la información. "Hubo mucha información científica desorganizada y contradictoria".

“Todas las cosas que no son muy virtuosas de cómo se genera una noticia, con la pandemia se ven potenciadas. La repetición de las noticias también genera miedo. La pandemia, por grotesco que parezca, se volvió un entretenimiento, porque la gente estaba necesitada de obtener información”, señaló.

Para Lagos la preexistencia de medios especializados en la comunicación científica o de salud, permitió abordar la emergencia del COVID-19 desde otro lugar.

Vanesa Amarelle rescató que a partir de la pandemia, se producirá una transformación en la percepción pública acerca de lo que es la ciencia: una disciplina en constante cambio. “Esto es un hecho sin precedentes. La ciencia no es algo inmediato, lleva tiempo, y si bien el conocimiento científico se basa en mostrar y demostrar algo, muchas veces por el surgimiento de nuevas tecnologías pueden existir cambios en los paradigmas”.

Amarelle mostró cómo los comics son extremadamente positivos para transmitir conceptos científicos complejos a los niños, poniendo de ejemplo Comicbacterias.

“Comicbacterias tuvo un gran impacto en sus lectores. Nuestros mejores críticos, son los niños”, valoró.

Comunicar la Ciencia

Sandra Rodríguez destacó que desde hace más de 10 años la comunicación de la ciencia ha estado muy presente en la OEI. “Se trata de uno de los aspectos fundamentales para que nuestra mirada, ciencia, tecnología y sociedad, se refuercen con el vector que debe informar a la ciudadanía de las acciones científicas y de los avances tecnológicos, para que se pueda tener una participación fundada en la ciencia y tecnología”.

Para Rodríguez, la ciencia ha sido por muchísimas décadas un lugar inaccesible para la gran mayoría de la sociedad. “Un espacio donde sus integrantes, no muchos, hablaban entre sí un lenguaje extraño. Todos disfrutábamos de los descubrimientos y logros alcanzados, pero sin entender mucho cómo había sucedido o por qué se llegaba a determinados resultados”, algo que a su entender ha ido cambiando con el tiempo.

El Ministro del MEC, Pablo Da Silveira, señaló que vivimos en una época en que más que nunca la ciencia influye sobre los procesos políticos y sociales y, por ello, los científicos tienen el imperativo de comunicarse con la sociedad en su conjunto para contribuir al desarrollo de prácticas institucionales”.

Mercedes Flores, directora del Centro de Formación de la Cooperación Española en Montevideo (CFCE), destacó el ávido interés por la temática de la comunicación científica, habiéndose inscripto 600 personas de toda Iberoamérica y de Francia y Estados Unidos.

Lidia Brito, directora de la Oficina Regional de Ciencias de América Latina y el Caribe de la UNESCO en Montevideo, destacó la importancia de debatir y reflexionar sobre la planificación de una estrategia de comunicación, que permita combatir las fake news.

Mariano Berro, Director Ejecutivo de la Agencia Uruguaya de Cooperación Internacional (AUCI) valoró que estas iniciativas son clave “porque la comunicación en la ciencia se hace esencial para que todos podamos acceder al avance y poner a disposición de todos los países los logros en el marco del COVID y de otras enfermedades”.

Próximos encuentros

➢ Estrategias de comunicación ante la pandemia de la desinformación (22 de septiembre, 14:30 horas).

➢ Ciencia abierta y el derecho a la ciencia (antes, durante y post covid-19) (6 de octubre, 14:30 horas).

Los foros podrán seguirse en el canal del CFCE

Más información