otra

Vázquez saludó a las mujeres y a las organizaciones sociales que se movilizan por sus derechos

Oficina OEI-Mercosur en Uruguay . 12/03/2018
Tamaño del texto + -

“Desarrollo, democracia e igualdad son el alma del proyecto de país del Gobierno”, afirmó el presidente Tabaré Vázquez este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, al saludar a las uruguayas y a los movimientos y organizaciones sociales “que se movilizan por justos reclamos y derechos”.

“Se debe reconocer al Estado como articulador del conjunto de la sociedad y escudo de los débiles”, dijo Vázquez en la presentación del proyecto Ganar-Ganar, donde estuvo acompañado por representantes de la Unión Europea y de ONU Mujeres.

El acto fue realizado en el marco del Día Internacional de la Mujer, instaurado en 1975 por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para ser conmemorado cada 8 de marzo. El director de la Oficina de la Organización de Estados Iberoamericanos-Mercosur en Uruguay, Ignacio Hernaiz, participó del encuentro e intercambió unas palabras de saludo con el Presidente Vázquez.

En ese marco, el mandatario uruguayo saludó a “todas las mujeres y a los movimientos y organizaciones sociales que se movilizan por los justos reclamos y derechos”. Subrayó que “no puede haber paz, progreso, democracia, igualdad y justicia, sin los mismos derechos para todos y la plena participación de las mujeres en todas las actividades”.

“Desarrollo, democracia e igualdad son el alma del proyecto de país del Gobierno uruguayo”, enfatizó, para luego añadir que “la igualdad ocupa un lugar central en nuestra agenda y no es solo una cuestión de deseos y declaraciones”.

Vázquez indicó además, que el Gobierno reconoce el rol de las mujeres y los desafíos pendientes en el cumplimiento de sus demandas, al tiempo que reafirmó el “compromiso de seguir adelante en la promoción y protección de los derechos de las mujeres”.

“Una de las formas de desigualdad histórica, y lamentablemente persistente, es la de género, con diversas expresiones, algunas de ellas dramáticas, que nos interpelan cotidianamente, como la violencia basada en género”, advirtió.

Agregó que “otras no son tan evidentes, pero no son invisibles, como las brechas de género en el mundo del trabajo remunerado, en el que, pese al creciente peso de la mujer en la población económicamente activa, lamentablemente existen dinámicas que reproducen prácticas de discriminación”.

“Corresponde reconocer a ONU Mujeres, a la Unión Europea y a las empresas uruguayas por promover el proyecto Ganar-Ganar”, apuntó, tras reafirmar el compromiso del Estado uruguayo con ese plan.

DERECHOS ADQUIRIDOS

Por su parte, la directora de Inmujeres, Mariella Mazzotti, destacó que la ley integral contra la violencia de género hacia las mujeres y la de salud sexual y reproductiva, sumado al cambio del Código Penal, que incorporó el femicidio, son hitos que colocan a Uruguay como modelo en la materia en América Latina. A esos ejemplos, añadió las normas de matrimonio igualitario, concubinaria y de reconocimiento de derechos a las trabajadoras domésticas.

“Uruguay, en los últimos 15 años, realizó un avance y una actualización de su normativa de manera radical, por lo que es ejemplo en América Latina”, estableció.

Mencionó como ejemplo la ley integral Nº 19.580 para garantizar una vida libre de violencia de género. Según señaló, constituye un avance legislativo que reconoce las diferentes dimensiones y ámbitos en que se ejerce la violencia de género y consagra nuevos derechos para niños, adolescentes, mujeres, adultas mayores y personas con discapacidad en situación de violencia. Para la directora, “fomenta una cultura de paz, de respeto y de aceptación de una buena convivencia entre mujeres y varones”.

El texto marca directivas al Estado para la prevención de la violencia y la promoción de nuevas pautas culturales, a fin de evitar la violencia. También asegura la atención a las mujeres, niños y adolescentes, y prevé la reparación de daños. Además, crea juzgados especializados en la temática, para que las víctimas puedan resolver sus situaciones penales y de familia frente a un único juez.

La funcionaria dijo que el año 2017 marcó un avance respecto a la problemática de la violencia de género, con la aprobación de la ley Nº19.538, que regula en referencia a actos de discriminación y femicidio y modifica los artículos 311 y 312 del Código Penal con el fin de tipificar el femicidio como homicidio especialmente agravado y otros crímenes de discriminación.

Mazzotti también destacó la ley integral de salud sexual y reproductiva, porque facilita la concepción de hijos a las parejas a través de tratamientos de fertilidad, la atención en embarazo, parto y puerperio, la prevención del cáncer de mama y de cuello de útero, los métodos anticonceptivos gratuitos y la posibilidad legal de la interrupción voluntaria del embarazo.

Agregó que en Uruguay está vigente normativa de matrimonio igualitario, ley concubinaria y reconocimiento de los derechos de las trabajadoras domésticas, tema sobre el que, según recordó, el país fue precursor.

PROGRAMA GANAR-GANAR

El Programa Ganar-Ganar facilitará apoyo financiero y legal a 17 empresas uruguayas para el empoderamiento de las mujeres, con el apoyo del sistema de Naciones Unidas ONU Mujeres, a la Unión Europea y de la Organización Internacional de Trabajo.

El jefe de la sección política de la Unión Europea en Uruguay, Tomaz Gorisek, explicó al auditorio que este proyecto es de carácter regional y se desplegará durante tres años mediante una variedad de acciones. Se facilitará el acceso a créditos, garantías, apoyo técnico y legal, y todo lo que se precise para plasmar la iniciativa que las mujeres presenten, explicó.

En su oratoria precisó que el 60 % de los recursos será destinado a la creación de una comunidad de empresas con una agenda en el tema de género, que se apoyen mutuamente y avancen en forma conjunta, en la que la igualdad de género sea una manera de “ser y hacer”.

Por su parte, María Noel Vaeza, directora del programa ONU Mujeres, aseguró que el ingreso de la mujer al mercado laboral hace crecer la economía de un país de una forma más equitativa, diversificando los productos que se producen y venden.

Resaltó que se pretende promocionar a quienes están haciendo bien las cosas para que sean imitados por otros, conectar las empresas uruguayas con otras de la región y de Europa y formar una comunidad de prácticas en la cual se intercambien las lecciones aprendidas.

Fuente: Presidencia de la República

público