Educación en derechos humanos: visita de profesores del programa de participación

Veintiséis profesores referentes de participación realizaron visitas pedagógicas a la ciudad de Buenos Aires, Argentina, en el marco del Proyecto “Desarrollo Profesional de Profesores Referentes de Participación de Enseñanza Media en Uruguay”, desarrollado en conjunto con el Consejo de Educación Secundaria (CES) y la Oficina de la Organización de Estados Iberoamericanos-Mercosur en Uruguay, con el apoyo del Ministerio de Educación y Cultura (MEC), como parte de las acciones que lleva adelante el Instituto Iberoamericano de Educación en Derechos Humanos de la OEI.

Las visitas de intercambio, denominadas “Políticas y Programas de Educación y Derechos Humanos en Educación Secundaria” -que se efectuaron entre el 1° y el 4 de julio- contaron con el respaldo e impulso del Instituto Iberoamericano de Educación en Derechos Humanos de la OEI y con el apoyo de la Oficina de la OEI de Argentina.

Estas experiencias constituyeron un espacio de trabajo específico para el grupo de Profesores con la intención de conocer con cierta profundidad la experiencia de programas seleccionados en educación y derechos humanos de la República Argentina.

Los objetivos de la actividad -que estuvo coordinada por el Director de la Oficina de OEI-Mercosur en Uruguay, Ignacio Hernaiz y por la Coordinadora de Programas Daniela Pereira- fueron conocer in situ experiencias educativas en derechos humanos y participación; promover la reciprocidad de conocimientos entre profesores, coordinadores y responsables de proyectos y programas; y generar el intercambio de información útil para los profesores referentes en el desempeño de sus funciones.

Los docentes concurrieron a la Oficina de la OEI en Argentina, donde se presentó el Área de Educación y Valores de esta institución. El Director Darío Pulfer de la oficina de OEI en Argentina, y Sandra Rodríguez, Coordinadora de Programación, dieron la bienvenida a los docentes, manifestando su compromiso con la temática de la visita y para con la historia reciente.

Políticas públicas de memoria e inclusión educativa

El miércoles los profesores participaron de una reunión en la Subsecretaría de Equidad y Calidad Educativa del Ministerio de Educación de la Nación, donde se presentaron los programas “Educación y Memoria” y “Socioeducativa”.

Por la tarde, autoridades del Ministerio de Seguridad de la Nación brindaron una conferencia a los educadores en la que participaron la Subsecretaria de Participación Ciudadana, Agustina Propato; el Subsecretario de Planeamiento y Formación de la Secretaría de Coordinación, Planeamiento y Formación, Eduardo Javier Alonso; y el Director de la Oficina de OEI-Mercosur en Uruguay, Ignacio Hernaiz.

Agustina Propato expresó que “nosotros consideramos que la participación en cuanto a todo el trabajo que podemos hacer tendiente a los jóvenes es fundamental en términos de mecanismos de prevención con los jóvenes que no están insertos dentro de una institución educativa”.

La responsable indicó que en la actualidad llevan adelante varios programas de formación y de capacitación, que tienen como objetivo el desarrollo de los jóvenes alejados del sistema educativo formal.

Propato recordó que el Ministerio de Seguridad se creó en el año 2010 a raíz de un hecho que se suscitó en la ciudad de Buenos Aires, que tenía que ver con un fuerte reclamo habitacional que se realizó al gobierno de la ciudad, que no puedo dar respuesta al problema y que los llevó a replantearse el funcionamiento en materia de seguridad.

Luego de presentar las principales acciones que lleva adelante el Ministerio con el fin de mejorar la convivencia en la sociedad, se llevó a los docentes a visitar la Villa 15, conocida popularmente como “Ciudad Oculta”, ubicada en el barrio de Villa Lugano.

En el 2012 la Presidenta de la Nación dispuso para las villas de la Capital Federal la ejecución del Plan de Abordaje Integral, que tiene como objetivo que ocho Ministerios se radiquen en las villas y trabajen simultáneamente llevando recursos a estos sitios. Uno de los lugares a los que el Plan comprendió es la Villa 15, que en la actualidad tienen 50.000 habitantes.

De acuerdo a los responsables del Plan, en este asentamiento, donde viven personas con una alta vulnerabilidad social, el Ministerio ha conseguido mejorar la convivencia e instalado una policlínica, cuartel de bomberos, un salón de usos múltiples, que funciona como un centro de integración comunitaria, así como espacios de otras instituciones estatales, que colaboran con el desarrollo y mejoramiento personal de las personas que allí residen. También se encuentran agencias del estado, de abordaje territorial, que están disponibles para los requerimientos de los ciudadanos.

Además, se desempeña un cuerpo específico de seguridad, formado por 1.000 efectivos, que se creó dentro de la Policía Federal, y que trabaja con los vecinos, con las organizaciones comunitarias y con las agencias del Estado, entre otros, desempeñándose en sinergia con las políticas de inclusión social.

Por su parte, Javier Alonso indicó que el Ministerio de Seguridad ha llevado a concebir la seguridad desde una perspectiva más integral. “Eso implica también repensar la forma en que actúa la policía. Históricamente las villas de la ciudad fueron barrios donde el Estado no estaba presente de manera sistemática, sino por espasmos, interrumpida o escasamente. Justamente cuando se trata de la gente que tiene más dificultades para acceder al ejercicio de los derechos”, reflexionó.

Alonso expresó que este cuerpo “tiene mucha capacidad para construir una convivencia pacífica, gracias al modelo de uso racional de la fuerza con que fue capacitado. La idea es que las situaciones se resuelvan aportando a la resolución pacífica de los conflictos”.

Espacio Memoria y Derechos Humanos

El jueves 3 de julio los educadores visitaron el Espacio Memoria y Derechos Humanos, ex Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), donde realizaron un recorrido de tres horas de duración por el Centro Clandestino de Detención, ubicado en donde se encontraba el casino de oficiales.

En el año 2008, el decreto N° 1333, dictado por el Poder Ejecutivo, declaró Monumento Nacional al edificio que ocupara el ex Casino de Oficiales y Lugar Histórico Nacional al predio y los restantes edificios de la ex ESMA.

El Espacio Memoria y Derechos Humanos es un espacio de preservación y promoción de los derechos humanos, que funciona en el lugar que durante la dictadura cívico militar (1976-1983), se utilizó como centro clandestino de detención, tortura y exterminio más emblemáticos del país, en el que fueron desaparecidas alrededor de cinco mil personas. Tan solo alrededor de 200 personas que estuvieron allí, sobrevivieron.

Este lugar se propone como un ámbito de referencia nacional e internacional de políticas públicas de memoria, de promoción de valores democráticos y de defensa de los derechos humanos. Es un espacio de intercambio cultural y de debate social sobre el terrorismo de Estado y la experiencia genocida; así como un lugar de reflexión sobre el pasado reciente.

El guía de la visita, Nicolás Sassone, comenzó contextualizando la última dictadura militar argentina e indicando la disposición de los distintos edificios que se encuentran en el predio. Nicolás indicó que la Escuela de Mecánica de la Armada comenzó a funcionar en el año 1928, cuando fue cedido por el gobierno de la ciudad de Buenos Aires a la Marina para que allí se emplazaran instituciones educativas.

La Escuela de Mecánica de la Armada formaba a jóvenes de 15 a 21 años de todo el país, en la carrera de suboficiales en especialidades técnicas para desarrollar en el mar o en los barcos. También funcionó la Escuela de Guerra Naval, que en la actualidad es el Archivo Nacional de la Memoria, donde se formaban oficiales ya recibidos en tácticas de guerra naval. A partir del 24 de marzo de 1976 continuó siendo escuela y comenzó a funcionar el centro clandestino de tortura y exterminio más importante de la Argentina.

El recorrido por el casino de ex oficiales, donde se encontraban las residencias de los altos mandos de la marina y de los oficiales; y los sitios de tortura, trabajo esclavo y cautiverio de los secuestrados, fue intensa y por momentos escalofriante.

Los educadores que realizaron el recorrido reconocieron la importancia de la memoria y de la Historia, así como la transmisión del conocimiento a sus alumnos. Ellos vivieron la experiencia con el compromiso personal de contárselo luego a sus estudiantes.

Ignacio Hernaiz indicó que “el genocidio tiene su visión quizá más cruenta en el edificio de la ex ESMA. Nunca imaginamos poder recuperar este lugar y utilizarlo para apostar al futuro, rescatando la memoria y la Historia. En la actualidad, este es un lugar de vida y de futuro donde la educación y la cultura están muy presentes”.

Encuentro en la casa de Abuelas de Plaza de Mayo

La delegación fue recibida por Estela de Carloto, de la Asociación de Abuelas de Plaza de Mayo, y por Manuel Gonçalves, nieto recuperado e hijo de Ana María del Carmen Granada y de Gastón Roberto José Gonçalves. Su padre fue desaparecido y su madre asesinada en un ataque a la casa donde vivía con Manuel, quien fue el único sobreviviente porque ella lo escondió en el placard rodeado por colchones. Los balazos que perforaron el placard no lo impactaron, ni los gases lacrimógenos lo afectaron severamente. En el ataque militar a la casa murieron además de su madre, un matrimonio y dos niños de cinco y tres años.

El juez de menores de San Nicolás, Juan Carlos Marchetti, lo dio en adopción de manera irregular, sin buscar a su familia. Desde ese momento perdió su identidad.

Estela de Carloto contó que las abuelas sabían que sus hijos militaban en gremios, universidades y en la sociedad civil y explicó que previo a la dictadura la Triple A dio un adelanto de lo que sería el asesinato y la desaparición masiva de personas durante la dictadura.

“Nuestra familia tuvo que aprender mucho de la militancia de nuestras hijas, porque nosotros siempre estábamos en la vereda de enfrente. Nos criamos desinformados. No nos entraba la verdadera Historia porque no estábamos preparados. En las discusiones familiares donde les decíamos: –¡No hagan! Ellas nos respondían –Mamá, acá hay que cambiar todo de raíz. Queremos justicia social para todos. Y en esas conversaciones fuimos aprendiendo”, recordó.

Estela expresó que “nosotros queríamos protegerlos y sacarlos del país, pero no quisieron. Dijeron: ‘si morimos nuestra muerte no va a ser en vano’. Eran jóvenes que tenían todo para estar bien, pero no estaban bien. Empezamos a buscar a nuestros hijos solas”.

“La sociedad tiene que entender que estas dictaduras nos afectaron a todos. Por eso la visibilidad de lo que sucedió no tiene límites”, valoró.

Manuel Gonçalves hizo un recorrido por algunas de las fotos que estaban en la sala, que dijo todas tenían algo que ver con la historia personal de cada uno. En una de las fotos Manuel con cinco meses de edad, es sostenido por un policía en el patio de un hospital. Gonçalves explicó que el hombre que lo sostiene fue una de las personas que participó del operativo en el que asesinaron a su madre y a cuatro personas más. La casa fue atacada por los militares con granadas y ametralladoras y Manuel permaneció internado cuatro meses en ese hospital.

“Ese señor tenía intenciones de que me quedara con él. Por las características del operativo y la visibilidad que tuvo, era imposible que me quedara con alguien de las fuerzas de San Nicolás. La apropiación en ese lugar era algo que no podía ser, por lo que me dieron en adopción en otro juzgado de menores de manera totalmente irregular”, narró.

Al concluir la charla los educadores aplaudieron de pie a Carloto y Gonçalves visiblemente emocionados y expresando su solidaridad con ambos por lo vivido. Este fue el momento de mayor intensidad emocional y afectiva de la visita, en el cual los docentes tenían puestas las mayores expectativas que fueron superadas ampliamente.

Este recorrido trasmitió a los profesores la historia reciente más triste de la Argentina, los llevó a lo peor del pasado, para fortalecernos y prepararnos para lo mejor del futuro. Los educadores creen que educar en la memoria es necesario para construir el futuro.

Como última actividad dentro de la ex ESMA, los profesores participaron de un encuentro de intercambio con docentes de la ciudad de Buenos Aires que participan del Programa “Jóvenes y Memoria. Recordamos para el Futuro”.

Escuela Secundaria Técnica

El último día de la visita concurrieron a la Universidad Nacional de Avellaneda, con el objetivo de conocer la Escuela Secundaria Técnica que funciona en su órbita. Este proyecto de inclusión social surgió de un convenio entre el Ministerio de Educación de la Nación, el Municipio de Avellaneda y la UNDAV. Se trata de una propuesta de educación pública y gratuita para los jóvenes de la comunidad que forma parte del Programa de Nuevas Escuelas Secundarias Dependientes de Universidades Nacionales.

La escuela se encuentra ubicada en calle 3 de Febrero y Carlos Pellegrini, en el edificio del Programa Envión de Isla Maciel, y otorga el título de Maestro Mayor de Obras, con una duración de tres años de Ciclo Básico más cuatro años del Ciclo Orientado.

Desarrollo Profesional de Profesores Referentes de Participación

Este Proyecto que involucró directamente a 24 profesores referentes de participación de todo el país y a 2 coordinadores del Espacio de Participación, beneficiará indirectamente además a 400 docentes vinculados con el proyecto en las 4 regiones de actuación.

El desarrollo de esta iniciativa contribuyó a apoyar la formación permanente de los Profesores Referentes del Espacio de Participación del CES en Educación y DDHH; a colaborar con el desarrollo profesional docente atendiendo los aspectos los vinculados con la identidad docente, la valorización individual y social de la profesión y la ampliación del capital cultural; y a promover la reflexión y el intercambio de información sobre experiencias nacionales y regionales en Educación y DDHH.

Esta visita es el comienzo de una nueva etapa que incluirá la realización de trabajos sobre educación y memoria, que tendrá como cierre final un encuentro con líderes de reflexión y trabajo.

Ver resumen del proyecto

 

Principal OEI

OEI - Uruguay