Uruguay ingresa por segunda vez a la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO

Luego de Colonia del Sacramento, en 1995, ahora es el Paisaje Industrial Fray Bentos el segundo sitio de Uruguay incluido en la Lista de Patrimonio Mundial de UNESCO. El predio de 275 hectáreas incluye la infraestructura del antiguo Frigorífico Anglo, conocido internacionalmente por la fabricación de extracto de carne y corned beef. Para celebrar el reconocimiento patrimonial se realizan diversas actividades en la zona.

El Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO, reunido en la ciudad de Bonn en Alemania, definió el ingreso del denominado “Paisaje Industrial Fray Bentos” en la Lista de Patrimonio Mundial, más conocido como “patrimonio de la humanidad”. Se trata de un predio de 275 hectáreas que incluyen la arquitectura del frigorífico Liebig’s-Anglo, sus instalaciones industriales, los muelles sobre el Río Uruguay, el matadero, las áreas dedicadas al pastoreo, las residencias de jefes y obreros y sus lugares de esparcimiento.

Luego de un amplio proceso de consultas, el gobierno uruguayo incluyó en 2009 el Paisaje Cultural Industrial Fray Bentos en la Lista Tentativa de Bienes Culturales a ser postulados como Sitios del Patrimonio Mundial. En 2011, los miembros del Grupo de Países Latinoamericanos y del Caribe (GRULAC) ante la UNESCO lo seleccionaron como uno de los dos proyectos de la región.

El Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS), organismo consultivo de la UNESCO, recomendó inscribir a este espacio en la Lista.

El director de la Comisión de Patrimonio, perteneciente al Ministerio de Educación y Cultura, Nelson Inda, dialogó con la Secretaría de Comunicación de la Presidencia de la República sobre el significado de esta distinción internacional.

“Para Uruguay, como Estado parte de UNESCO, es algo muy importante. Un monumento histórico, como este frigorífico, pasa a ser un lugar extraordinario para la comunidad internacional. De ahora en adelante compartiremos el paisaje cultural del frigorífico Anglo con todos los gestores de patrimonio”, sostuvo.

Inda recordó que el frigorífico Liebig’s (luego Anglo) se conformó en el siglo XIX a los efectos de realizar el extracto de carne, que inventó el ingeniero Liebig en Europa. Este extracto servía para alimentar a la mayor cantidad de población del planeta. Se consideraba un espacio ideal, porque allí se daban las condiciones para tener un gran rodeo, un puerto accesible y la posibilidad de montar un emprendimiento industrial que le daría alimento al mundo entero; primero el extracto de carne y luego el corned beef, producto con alta cantidad de proteínas que consumía el ejército aliado en la Primera Guerra Mundial.

Inda explicó que lo que se incorpora a la Lista de Patrimonio Mundial es mucho más que el frigorífico en sí mismo, es “un conglomerado socio-cultural-geográfico”. “No se reconoce solo un emprendimiento que daba alimento a la población mundial, sino también la construcción de un emprendimiento industrial a fines del siglo XIX y principios del XX”, agregó.

Uruguay tiene siete elementos patrimoniales de los cuales además, presentará ante la organización internacional al ingeniero Eladio Dieste como personalidad y constructor de un modo de realizar arquitectura e ingeniería absolutamente inusual que, por la forma y los modos con los que trabajaba, es compartible con la comunidad internacional. Ya se trabaja en el diseño de un expediente que permita postularlo en el Comité de Patrimonio Mundial, en el año 2017, fecha en que se cumplen 100 años de su nacimiento.

Inda aseguró que hay antecedentes de este tipo de reconocimientos a una personalidad relevante, tal es el caso del arquitecto suizo-francés, Le Corbusier, y el arquitecto mexicano Luis Barragán.

Fuente: Presidencia de la República

 

Principal OEI

OEI - Uruguay