A fin de año Uruguay será el primer país de Latinoamérica en contar con electricidad y conectividad en todas sus escuelas

Al culminar el año 2014, la iniciativa promovida por la Organización de Estados Iberoamericanos, Fundación Elecnor, UTE, Ministerio de Educación y Cultura, Administración Nacional de Educación Pública y Plan Ceibal; Luces para Aprender, habrá dotado de energía eléctrica y conectividad a 80 escuelas rurales del país que no contaban con estos servicios, transformando la calidad de la educación y garantizando la ampliación de derechos para todos los niños y niñas.

Luces para Aprender presentó los avances de su proyecto en el Uruguay el 28 y 29 de mayo, en la Torre Ejecutiva de la Presidencia de la República Oriental del Uruguay, y en la Escuela N° 77 de Tapes Grandes, del departamento de Lavalleja, respectivamente.

La Escuela N° 77 es una de las ochenta escuelas del interior del país que recientemente fueron dotadas de energía eléctrica y de conectividad a través del Proyecto Luces para Aprender Uruguay.

La realización de actividades en el centro educativo estaba limitada por las horas de luz. No era posible organizar reuniones con los padres en horas próximas a la noche, ni reunirse a ver películas teniendo la certeza de que la batería lo permitiría.

Luces para Aprender transformó radicalmente la realidad de los cuatro niños que asisten a esta escuela: Pamela, Tamara, Sofía y Joaquín. Ahora, además de tener electricidad que permite el funcionamiento de una heladera y de otros electrodomésticos, cuentan con la posibilidad de conectarse a internet con sus ceibalitas.

La energía enriqueció la currícula de los alumnos permitiendo ampliar las actividades pedagógicas, dignificando la experiencia educativa y equiparando los derechos de los alumnos.

En la actualidad, se ha culminado con la primera fase de instalación de paneles fotovoltaicos en 45 escuelas rurales, de las 80 que engloban el proyecto. La segunda fase comenzará en junio y finalizará en octubre de este año con el total de las escuelas dotadas de energía, a través de la instalación de paneles fotovoltaicos.

Presentación de Luces para Aprender Uruguay

Los actos de presentación estuvieron encabezados por el Ministro de Educación y Cultura (MEC), Ricardo Ehrlich; el Secretario General de Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), Álvaro Marchesi; el Presidente del Consejo Directivo Central (CODICEN) de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), Wilson Netto; el Presidente de la Fundación Elecnor, Fernando Azaola; el Jefe de Proyectos de la Fundación Elecnor, Jorge Ballester; el Presidente de UTE, Fernando Casaravilla; el Vicepresidente de UTE, César Briozzo; el Presidente del Plan Ceibal, Miguel Brechner; el Embajador de España en Uruguay, Roberto Varela; el Director de la Oficina de OEI-Mercosur en Uruguay, Ignacio Hernaiz; y el Embajador del Proyecto Luces Para Aprender Uruguay, Jorge Drexler.

66.000 escuelas sin luz

El Secretario General de la OEI, Álvaro Marchesi, recordó que la iniciativa de Luces para Aprender surgió hace tres años en Asunción, Paraguay, cuando “nos dimos cuenta con los Ministros de Educación de Iberoamérica, que había muchas escuelas sin electricidad, 66.000 en total. Reflexionamos que era una injusticia que en pleno siglo XXI miles de escuelas estuvieran privadas de acceder al conocimiento, ver videos o de poder leer cuando estuviera oscuro”.

Marchesi afirmó que la electrificación de la Escuela N° 77 permitirá que Pamela, Tamara, Sofía y Joaquín puedan estudiar mejor y “no habrá tantas desigualdades en una zona y en otra. Este proyecto es un compromiso para seguir estudiando”.

Luego contó que le había preguntado a uno de los niños qué prefería, si aprender matemáticas o mirar el mundial, a lo que el niño respondió en voz baja -para evitar que la Directora de la Escuela lo oyera- que le gustaría mirar el mundial. “Estoy convencido de que Uruguay llegará a la final. No sé quién ganará, pero tenemos que estar atentos y estudiar”, afirmó.

Por su parte, el Ministro de Educación y Cultura, Ricardo Ehrlich, se dirigió a los niños y niñas     y les dijo que con su presencia en este acto le estaban enviando un mensaje muy importante al resto de los niños del país.

El Ministro valoró como muy significativo que a fin de año se habrá dotado de energía a la totalidad de escuelas del país e indicó que este objetivo podrá alcanzarse gracias al trabajo de todas las instituciones que aunaron sus esfuerzos.

“El 100% de las escuelas electrificadas significa ‘todos’. Que ninguna escuela va a quedar sin electricidad. La educación es la herramienta más poderosa para construir un país integrado, aún en los rincones más alejados del país. La cultura nos une y nos hace sentir que pertenecemos al mismo lugar, al igual que la tierra”, sentenció.

El empujón final

El Presidente de UTE, Fernando Casaravilla, recordó el acuerdo inicial con la ANEP en el año 2009, en el que se comprometieron a electrificar 140 escuelas del Interior que estaban a 3 kilómetros de las redes de tendido eléctrico, objetivo que se alcanzó. “En cinco años hemos llevado electricidad a 4.000 familias. Con Luces para Aprender hemos conseguido el empujón final”, valoró.

Por su parte, el Presidente de la Fundación Elecnor, Fernando Azaola, destacó que cuando Elecnor se propone realizar una acción de este tipo lo primero que hace es preguntarse qué beneficios traerá a la comunidad. Para el caso de Luces para Aprender llegaron a la conclusión de que “haría más rica y sólida la progresión educativa, lo que mejoraría a niños y niñas como personas y profesionales”.

El Embajador de España en Uruguay, Roberto Varela, manifestó su orgullo de ver plasmado un “proyecto hermoso”. “Luces para Aprender es un magnífico ejemplo de asociación entre públicos y privados, con un impacto en la vida de los niños y niñas”. Además, celebró el compromiso social de las empresas españolas que desarrollan su tarea en el Uruguay.

El Embajador de Luces en Uruguay

El encuentro en la Torre Ejecutiva contó además con la presencia del Embajador de la iniciativa en el Uruguay, el cantautor uruguayo Jorge Drexler.

“Mi madre nació en una escuela rural, ya que mis dos abuelos maternos eran maestros rurales desde su juventud y siempre ha habido en casa una idea acerca de la escuela pública y de la educación que ha regido gran parte del accionar de nuestra familia. Cuando uno va a España y les cuenta que tenemos una escuela desde 1876, laica, gratuita y obligatoria, se genera mucha sorpresa y admiración. ¡Qué emocionados estarían mis abuelos si supieran que hoy estoy aquí!”

El Embajador de Luces para Aprender en Uruguay valoró que la llegada de electricidad no sólo implica contar con energía sino que también “es llegada de conciencia, de ciudadanía y de democracia. La principal herramienta democratizadora en este país y en todos lados es la educación. Como decía José Pedro Varela, cuando se sientan dos personas en un banco de escuela, lo único que importan son las diferencias que genera uno con su propio trabajo, lo que es algo muy lindo de ver y muy difícil de explicar por los lugares donde uno pasa”.

 

El acto en la Escuela N° 77 que reunió a más de 200 personas, contó con la participación de diez escuelas rurales de la zona, algunas de las cuales ya han sido electrificadas. Los niños y niñas que asistieron entonaron el Himno de la escuela rural en un clima de alegría, donde la comunidad de Tapes Grandes se reunió para celebrar los cambios en la escuela.

En esta oportunidad, fue interpretado un fragmento de la obra teatral “La niña invisible”, dirigida por Serrana Ibarra Alemañy, que obtuvo el premio Florencio a Mejor Espectáculo y Mejor Director. Esta obra representará al Uruguay en el Festival Iberoamericano de Teatro Infantil y Juvenil organizado por la OEI, que se realizará a mediados de agosto en México.

Fotos: Pablo Nogueira para OEI






Principal OEI

OEI - Uruguay