José Mujica: “Nada vale más que la moneda de la vida”

El Sexto simposio internacional “El nuevo paradigma ambiental y económico, en el marco regional de las políticas ambientales y de los recursos naturales”, organizado por el Centro Latinoamericano de Desarrollo (CELADE), reunió al Presidente de la República, José Mujica, especialistas, políticos, académicos y ambientalistas, que reflexionaron en torno a la optimización de recursos para vivir en un mundo más sustentable.

El encuentro, que se realizó en el Salón Azul de la Intendencia Departamental de Montevideo, contó con la conformación de dos paneles que abordaron temas tales como el poder del agua y la energía, dimensiones y perspectivas; y el desafío del cambio climático y su impacto en la economía y desarrollo.

La apertura al simposio estuvo encabezada por el Presidente de la República Oriental del Uruguay, José Mujica; el Presidente de UTE, Gonzalo Casaravilla; el Presidente de OSE, Milton Machado; el Presidente de CELADE, Mario Marenco Sosa; el Director de Desarrollo Económico e Integración Regional de la Intendencia Departamental de Montevideo, Luis Polakof; el Presidente de Petrobras-Uruguay, Carlos Alberto Da Costa; la Embajadora de Estados Unidos, Julissa Reynoso; y el Director de la Oficina de la OEI-Mercosur en el Uruguay, Ignacio Hernaiz. 

El Presidente de la República Oriental del Uruguay, José Mujica, dio su visión acerca del sistema que rige al mundo en la actualidad: “hoy como valor sustantivo de esta civilización hemos desatado la acumulación, el afán de enriquecernos, el afán de acumular, y no nos podemos detener y estamos prisioneros en una gigantesca telaraña. Todos creemos que tiene que crecer la economía y el PBI y entonces hay que inventar desesperadamente cosas nuevas para vender y excitar la sensación de triunfo de la gente”.

Mujica afirmó que los seres humanos agredimos este planeta y se preguntó si esto es porque no lo valoramos, a lo que respondió que “nuestra civilización es de use y tire. Es la civilización del despilfarro. Los límites del planeta nos están obligando a pensarnos como especie por encima del pensamiento como país. Se han acumulado problemas de carácter planetario y no existe una agenda que se haga cargo de la gobernabilidad del mundo”.

El mandatario apeló a la solidaridad global, poniendo como ejemplo a los niños sirios refugiados a los que deberíamos alojar en otros países en lugar de tan solo enviarles alimentos. “La política comienza en el camino de la sensibilidad. Nunca tuvo tantas herramientas el mundo, pero van cuarenta años que discutimos el poner un pequeño impuesto a las transacciones financieras y ni se puede hablar de ponerle un tope a la acumulación de la riqueza”, enfatizó.

Por último, valoró que “el primer factor del paisaje que hay que cuidar arriba de la tierra son los hombres y las mujeres. Tengo que ser solidario con el resto de las cosas vivas, porque es imposible vivir sin ellas. Tenemos una gigantesca responsabilidad para que las nuevas generaciones tengan la capacidad de ver y que la frivolidad de estos tiempos no los sumerja definitivamente en un idiotismo colectivo, funcional a la sociedad de comprar y tirar. No tiramos cosas, lo que tiramos atrás de las cosas es tiempo humano, vida humana que se fue en la construcción de esas cosas y nada vale más que la moneda de la vida”.

Por su parte, el Director de la Oficina de la OEI-Mercosur en el Uruguay, Ignacio Hernaiz, celebró que este simposio se realizara e informó que la OEI sigue trabajando “con entusiasmo y compromiso con la educación del Uruguay y de los países de Iberoamérica, y todos los temas que implican transformaciones en la sociedad, tales como nuevos paradigmas ambientales o económicos, están en consonancia con el trabajo que llevamos adelante”.

Hernaiz hizo referencia al programa Luces para Aprender Uruguay, que con el apoyo de UTE, Monte Elecnor, Ministerio de Educación y Cultura y del Plan Ceibal, es un programa que está llevando energía a las escuelas alejadas del campo.

“En este sentido, se trata de un programa en el cual los paneles solares representan todo el poderío de las energías alternativas y de la posibilidad de acceso a la conectividad. Hay que resaltar que estas iniciativas educativas son la plena aplicación de nuestro compromiso con los derechos humanos, con el derecho a la educación, al acceso a la cultura, a la alfabetización digital y con el derecho a que las comunidades estén interconectadas”, subrayó.

Para el Director, la construcción de la ciudadanía pasa por el conjunto de todas las iniciativas impulsadas por la cooperación internacional, y por los esfuerzos de las políticas públicas que se desarrollan en Uruguay y en Iberoamérica.

“Quizá el 29 de mayo cuando la escuela N° 77 en Tapes, del departamento de Lavalleja, sea inaugurada luego de haberla dotado de energía, por el Presidente Mujica, el Secretario General de la OEI el Ministro del MEC, el Presidente de UTE, y el Presidente del CODICEN, sepamos que el trabajo de toda la sociedad permite dar pasos en la ampliación de derechos y en la plena vigencia de los derechos humanos en nuestra región”, concluyó.

 

Principal OEI

OEI - Uruguay