El valor inmortal de la palabra

La Oficina de la OEI-Mercosur en Uruguay lamenta con profundo pesar la pérdida de Eduardo Galeano, cuya partida constituye una ausencia irreparable para el mundo de las letras. Sus ideas cimentaron la lucha y la esperanza de una región oprimida y empobrecida, que halló en la lectura de Galeano la belleza y el optimismo de una vida mejor.

Antes de convertirse en un escritor y periodista destacado, Galeano trabajó como obrero de fábrica, dibujante, pintor, mensajero, mecanógrafo y cajero de banco, entre otros oficios. Las venas abiertas de América Latina se publicó cuando tenía 31 años y, según reconoció después el escritor, en aquella época no tenía los conocimientos suficientes: “[Las venas abiertas] intentó ser una obra de economía política, solo que yo no tenía la formación necesaria. No me arrepiento de haberlo escrito, pero es una etapa que, para mí, está superada”.

Galeano llevaba una semana en estado grave ingresado en un sanatorio de la capital. Desde 2007 padecía un cáncer de pulmón que se había agravado y sus apariciones públicas eran cada vez más escasas.

A pocos metros, en la librería Linardi y Risso, especializada en libros antiguos, el propietario contaba que Galeano pasaba regularmente. “Buscaba siempre libros sobre la historia política y social de América Latina. Venía por algo concreto, sabía lo que quería”, explicaba Andrés Linardi. La tienda vende una primera edición de Las Venas Abiertas de América Latina, “hasta hoy unos 400 dólares” y mostraba una dedicatoria del autor con uno de sus dibujos, el famoso “chanchito” de Galeano. El escritor se había reservado los derechos de sus libros en Uruguay y los publicaba con su sello, precisamente Ediciones el Chanchito. Así, sus obras alcanzaban un precio menor en el mercado local.

El escritor había dejado preparado para su publicación un texto inédito que quería se publicara luego su muerte. La editorial Siglo XXI preparará la publicación, probablemente para mayo, que aparecerá simultáneamente en España, México y Argentina.

Este jueves estaba prevista la presentación en España de "Mujeres", un libro-antología de los mejores textos del escritor sobre las mujeres con relatos sobre personajes como Juana de Arco, Rosa Luxemburgo, Rigoberta Menchú, Marilyn Monroe y Teresa de Ávila. Entre sus obras más destacadas se encuentra el ensayo Las venas abiertas de América Latina, publicada en 1971, el cual ha sido traducido a varios idiomas y se ha convertido en un ícono entre las obras de la región.

Galeano era amante del fútbol y eso lo plasmó en "El fútbol a sol y sombra" (1995). La editorial Siglo XXI dedicó unas palabras a la muerte de Galeano y se remitió a describir un momento específico de su vida, durante una presentación del escritor en junio de 2012 en Madrid.

El texto describe la convulsión que generaba Galeano, quien "sobre un improvisado estrado, con voz pausada y tono calmo, iba desgranando historias que, con inusitada suavidad, condenaban con excepcional dureza todas las injusticias del mundo"."Allí, delante de todos, había una persona que nos conmovía, en el sentido más literal del término, no porque dijese cosas bonitas, sino por la suave firmeza con la que aquellas palabras, hermosas sin lugar a dudas, despertaban en el público la conciencia de lo que muchas veces pensamos y no nos atrevemos a decir. Porque allí delante había un Ser Humano, con mayúsculas, que con delicada firmeza denunciaba la injusticia para con el otro, ese otro siempre olvidado porque, marginado de toda condición, queda recluido en alguna periferia...", agrega el mensaje de la editorial. Recuerda el modo sosegado en que hablaba el escritor, en prosa directa y sencilla. "Porque para que a uno le oigan no es necesario gritar, basta con tener razón. Y Galeano la tenía", termina el texto.

Su obra

Narrador, periodista, ensayista. Se inició, adolescente, en el oficio periodístico, con caricaturas firmadas con el seudónimo Gius -que reproduce gráficamente en español la pronunciación inglesa de su apellido paterno Hughes, desechado en sus otras producciones- y textos precoces -incluidas crónicas de arte- que apenas antecedieron o acompañaron el desempeño de la secretaría de redacción en el semanario socialista El Sol (1955) y en Marcha (1961-1964) y la dirección del diario independiente de izquierda Época (1964-1966).

En todos estos medios se reveló por el brillo y la sorprendente madurez de su escritura. En 1973 se exilió en Buenos Aires donde fundó y dirigió la revista Crisis. Más tarde residió en España, entre 1976 y 1985, antes de su regreso a Uruguay. Una breve novela -Los días siguientes (1963)- y un libro de cuentos -Los fantasmas del día del león y otros relatos (1967)- cimentaron su primer período literario, entre un reconocible escenario montevideano, conflictos existenciales, la ascendencia de Césare Pavese, cierto nihilismo onettiano, la referencia a episodios extraídos de la realidad inmediata y, sobre todo, el establecimiento de atmósferas sutiles, contenidas, a veces líricas, y variadas estructuras.

Los cuentos de Vagamundo (1973) confirmaron las condiciones del narrador, su capacidad de inventiva y proyectaron, con sensibilidad, una línea de ensamblaje de la historia social, el mito y la leyenda. La canción de nosotros (premio Casa de las Américas, 1975) se inscribe en la misma orientación abastecida de lo ficticio y lo testimonial. A principios de esa década y en la anterior había dado a conocer en el quehacer periodístico: China, 1964, crónica de un desafío (1964), Guatemala, clave de Latinoamérica (1967), Reportajes (1967) y Crónicas latinoamericanas (1972). También publicó Las venas abiertas de América Latina (1970), -su ensayo más difundido, reeditado y traducido a cerca de 20 lenguas-, ambicioso proyecto en el cual, según declaró más tarde, quiso "explorar la historia para impulsar a hacerla-.

En Días y noches de amor y de guerra (premio Casa de las Américas, 1978) vertebró recuerdos, anécdotas y noticias, en breves narraciones despojadas, cálidas en su intimidad y eficaces en su impacto comunicativo. El proceso de desborde o condensación de géneros literarios, con un mayor acento épico, culminó en la trilogía Memoria del fuego: Los nacimientos (1982), Las caras y las máscaras (1984) y El siglo del viento (1986). Entre varios importantes premios recibió el American Book Award (Washington University, 1989). Otros libros: Conversaciones con Raimón (1977), Contraseña (1986), El libro de los abrazos (1989), Nosotros decimos no (1989), Ser como ellos y otros artículos (1992), Las palabras andantes (con grabados de J. Borges), El fútbol al sol y sombra (1995), Patas arriba. La escuela del mundo al revés (1998).

Fuentes:

http://cultura.elpais.com/cultura/2015/04/13/actualidad/1428928171_482353.html

http://www.elobservador.com.uy/noticia/302561/murio-eduardo-galeano-/

 

 

 

Principal OEI

OEI - Uruguay