Convocan a presentar experiencias de aprendizaje solidario

La Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), el Ministerio de Educación y Cultura (MEC), el Centro Latinoamericano de Aprendizaje y Servicio Solidario (CLAYSS sede Uruguay) y la Asociación Civil “El Chajá”, con el apoyo de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), convocan a participar del Concurso de Educación Solidaria 2016, que conjuga el reconocimiento a prácticas solidarias en los centros educativos, con la transversalidad de los contenidos programáticos que suman al proceso de aprendizaje una dimensión eminentemente humana.

La convocatoria está dirigida a todas las instituciones de educación formal y no formal que trabajaron en experiencias solidarias y las propuestas presentadas serán evaluadas por un equipo técnico especializado.

El objetivo del concurso es reconocer a las instituciones educativas de educación formal y no formal, que integran el aprendizaje curricular de los estudiantes, con las actividades solidarias en beneficio de la comunidad.

En este caso, la calidad educativa implica, además de la transmisión de contenidos académicos, formar a los estudiantes para una participación democrática comprometida, que incida positivamente en la mejora de los aprendizajes y en el clima educativo.

Cabe destacar que en la actualidad, CLAYSS sede Uruguay, desarrolla sus actividades en la Oficina de la OEI-Mercosur en Uruguay, por lo que trabajan en varias iniciativas de forma conjunta.

Educacion_Solidaria_1

Incidir aprendiendo

Durante el acto de lanzamiento, dos de las jóvenes premiadas en la edición del Concurso 2015 comentaron su experiencia, que continúa avanzando en su tercer año. Las estudiantes Evangelina Coitiño y Florencia Varela, acompañadas por la profesora responsable de la orientación pedagógica del proyecto, Shirley Vieytes y por Alejandra Rocca, Subdirectora del Liceo N°2 “Andrés Trueba”, departamento de Florida, explicaron que su proyecto se inspiró frente a la necesidad de solucionar una problemática de su comunidad.

Las alumnas señalaron que ante la evidencia comentada en el aula de la cantidad de bolsas plásticas que había en el entorno del río Santa Lucía y en los barrios, decidieron consultar a la población a través de una encuesta para conocer su opinión al respecto. Para su satisfacción, los vecinos también hallaban preocupante la situación, por lo que desarrollaron el proyecto “Florida te quiero limpia y verde”.

La primera fase, que se llamó “Desenbolsate”, incluyó el compromiso de los vecinos de sustituir las bolsas de nylon por bolsas de tela. En una segunda etapa, el grupo de estudiantes procedió al reciclaje del material descartado, elaborando bolsos mediante la técnica de crochet, posa vasos y hasta una red de voleibol. Actualmente, trabajan en la difusión de esta iniciativa, a fin de que sea replicada en otros centros educativos y por otras instituciones.

Una de las fortalezas de esta propuesta radica no solo en la solidaridad con la que las jóvenes trabajaron, sino además en el trabajo coordinado con varias asignaturas del Liceo, como Biología, Matemáticas, Informática, Plástica y Educación Física, relacionando la temática con los contenidos abordados en clase.

“A lo largo de tres años logramos unirnos como un grupo, ayudar y hacer algo de lo que estamos orgullosos”, concluyeron.

Educacion_Solidaria_3

Resolver en colectivo

Durante el lanzamiento, que se realizó en la sede del MEC, la Consejera del Consejo Directivo Central de la ANEP, Profesora Laura Motta, hizo énfasis en el cambio de mirada de unos años a esta parte, poniendo el foco en los problemas del colectivo para promover los cambios. “Debemos reflexionar acerca de cómo hacemos para resolver los problemas colectivamente. Hace poco visité un centro donde los jóvenes enseñaban a los abuelos a usar la tablet, en el marco del proyecto Ibirapitá. La solidaridad intergeneracional es muy poderosa”.

Además, se refirió a la experiencia premiada durante el 2015, en la que las floridenses lograron que parte de la población sustituyera el uso contaminante de bolsas de nylon, por el de una bolsa de tela. “Esto nos permite ver que es posible cambiar nuestra sociedad de a poco. Y luego, cuando traspasamos la puerta, tenemos que convencer a otros de que es así”, afirmó.

Motta informó acerca de la elaboración de un Marco Curricular de Referencia, que contemplará el desarrollo de propuestas que se adapten a las necesidades de cada centro educativo, y que está formado por tres componentes. Por un lado, comprende a los contenidos curriculares, por otro a los factores socio- emocionales, apelando a la construcción de ciudadanía, siendo capaz de derribar las barreras de los países, poniendo el acento en la ciudadanía global.

Educacion_Solidaria_5

Laicidad y solidaridad

Por su parte, el Consejero del Consejo de Educación Inicial y Primaria, Maestro Héctor Florit, recordó que durante un coloquio realizado junto a autoridades de la educación a fines del 2014, surgió la inquietud de por qué los centros educativos públicos desarrollan en pequeña medida actividades de servicio social como una manifestación a favor de los derechos humanos, a diferencia de centros privados asociados a la religión o a la política que lo hacen sistemáticamente.

En este sentido, llegaron a la conclusión de que existe “una mal entendida laicidad en la educación pública”, que pareciera deslindar del compromiso de desarrollar iniciativas de carácter solidario. Sin embargo, Florit desmontó esta creencia en base a lo que dice al respecto el programa vigente de Educación Primaria. “No significa neutralidad respecto a ningún fenómeno de la vida social, sino que alude al desenvolvimiento de prácticas de libertad y pluralidad, tomando como principios el cooperativismo, la solidaridad, el compromiso con la igualdad social y el respeto a la diversidad”.

“Esto nos obliga a imaginar una democracia con un profundo compromiso social y una educación que asuma un compromiso ético basado en la solidaridad y la responsabilidad, orientado hacia la construcción de una sociedad más justa”, destacó.

La Directora de Educación, Magíster Rosita Inés Angelo, expresó que “una idea de educación con clave de derecho tiene que tener una impronta de solidaridad, articulando con la comunidad el diseño de propuestas para la solución de problemáticas”.

Pequeños aportes, grandes cambios

La Coordinadora del CLAYSS sede Uruguay, Licenciada Catalina Thölke, agradeció a las instituciones participantes y a los cientos de educadores “que se contagiaron de nuestro entusiasmo junto a los estudiantes solidarios”.

Thölke explicó que CLAYSS sede Uruguay trabaja en base a tres ejes programáticos, tales como el apoyo a centros educativos, que en la actualidad abarca a 20 centros de Primaria, Secundaria, UTU y Formación Docente; y que tiene previsto alcanzar los 40 el próximo año. Otra de sus líneas de trabajo consiste en la capacitación virtual, a la que ya han accedido 400 profesionales, y el apoyo económico a educadores a través de becas.

“El Concurso de Educación Solidaria premia las mejores prácticas y les da visibilidad, con el objetivo de que los centros educativos transversalicen los conocimientos”, indicó.

Por último, recordó las palabras del escritor Eduardo Galeano: “Mucha gente pequeña en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas puede cambiar el mundo”.

El Director de la Oficina de la Organización de Estados Iberoamericanos-Mercosur en Uruguay, Ignacio Hernaiz, manifestó su reconocimiento a los esfuerzos creativos y solidarios de los estudiantes y educadores que participan de estas iniciativas. “Hay cientos y cientos de centros educativos donde se trabaja todos los días con amor”, valoró.

Hernaiz indicó que si bien se llama “Concurso”, este no tiene un espíritu competitivo, ya que los centros trabajan con un espíritu sensible y solidario, en pos de mejorar su entorno. “Uruguay marcó el perfil de la importancia de que el espíritu que prime sea el de participación, mejorando lo que cada uno hace cada año”, explicó.

Por último, definió a esta convocatoria como un proyecto que estimula el vínculo entre la escuela y la comunidad, y que posibilita la comunicación entre los distintos centros educativos.

“Estos estudiantes crecen y maduran en la sensibilidad, colaborando para que la pobreza o la injusticia no pase ante ellos inadvertidamente. El afecto fortalece las ideas y la lucha con tenacidad”, reflexionó.

Bases y más información del Concurso: http://www.clayss.org/uruguay/flyer_concurso_2016.html

Principal OEI

OEI - Uruguay